La plaza de mi barrio es mi campo de batalla – Virginia Piña Cruz

Seguir leyendo “La plaza de mi barrio es mi campo de batalla – Virginia Piña Cruz”

Internacionalismo y Nacionalismo – José Carlos Mariategui

En varias de mis conferencias he explicado cómo se ha solidarizado, cómo se ha conectado, cómo se ha internacionalizado la vida de la humanidad. Más exactamente, la vida de la huma­nidad occidental. Entre todas las naciones in­corporadas en la civilización europea, en la civi­lización occidental, se han establecido vínculos y lazos nuevos en la historia humana. El inter­nacionalismo no es únicamente un ideal; es una realidad histórica. El internacionalismo existe como ideal porque es la realidad nueva, la reali­dad naciente. No es un ideal arbitrario, no es un ideal absurdo de unos cuantos soñadores y de unos cuantos utopistas. Es aquel ideal que Hegel y Marx definen como la nueva y supe­rior realidad histórica que, encerrada dentro de las vísceras de la realidad actual, pugna por ac­tuarse y que, mientras no está actuada, mien­tras se va actuando, aparece como ideal frente a la realidad envejecida y decadente. Un gran ideal humano, una gran aspiración humana no brota del cerebro ni emerge de la imaginación de un hombre más o menos genial. Brota de la vida. Emerge de la realidad histórica. Es la realidad histórica presente. La humanidad no per­sigue nunca quimeras insensatas ni inalcanzables; la humanidad corre tras de aquellos ideales cuya realización presiente cercana, presiente madura y presiente posible. Con la humanidad acontece lo mismo que con el individuo. El individuo no anhela nunca una cosa absolutamente imposible. Anhela siempre una cosa relativamente posible, una cosa relativamente alcanzable. Un hombre humilde de una aldea, a menos que se trate de un loco, no sueña jamás con el amor de una princesa ni de una multimillonaria lejana y desconocida, sueña en cambio con el amor de la muchacha aldeana a quien él puede hablar, a quien él puede conseguir. Al niño que sigue a la mariposa puede ocurrirle que no la aprese, que no la coja jamás; pero para que corra tras ella es indispensable que la crea o que la sienta relativamente a su alcance. Si la mariposa va muy lejos, si su vuelo es muy rápido, el niño renuncia a su imposible conquista. La misma es la actitud de la humanidad ante el ideal. Un ideal caprichoso, una utopía imposible, por bellos que sean, no conmueven nunca a las muchedumbres. Las muchedumbres se emocionan y se apasionan ante aquella teoría que constituye una meta próxima, una meta probable; ante aquella doctrina que se basa en la posibilidad; ante aquella doctrina que no es sino la revelación de una nueva realidad en marcha, de una nueva realidad en camino. Veamos, por ejemplo, cómo aparecieron las ideas socialistas y por qué apasionaron a las muchedumbres. Kautsky, cuando aún era un socialista revolucionario, enseñaba, de acuerdo con la historia, que la voluntad de realizar el socialismo nació de la creación de la gran industria. Donde prevalece la pequeña industria, el ideal de los desposeídos no es la socialización de la propiedad sino la adquisición de un poco de propiedad individual. La pequeña industria genera siempre la voluntad de conservar la propiedad privada de los medios de producción y no la voluntad de socializar la propiedad, de instituir el socialismo. Esta voluntad surge allí donde la gran industria está desarrollada, donde no exista ya duda acerca de su superioridad sobre la pequeña industria, donde el retorno a la pequeña industria sería un paso atrás, sería un retroceso social y económico. El crecimiento de la gran industria, el surgimiento de las grandes fábricas mata a la pequeña industria y arruina al pequeño artesano; pero al mismo tiempo crea la posibilidad material de la realización del socialismo y crea, sobre todo, la voluntad de llevar a cabo esa realización. La fábrica reúne a una gran masa de obreros; a quinientos, a mil, a dos mil obreros; y genera en esta masa no el deseo del trabajo individual y solitario, sino el deseo de la explotación colectiva y asociada de ese ins­trumento de riqueza. Fijaos cómo comprende y cómo siente el obrero de la fábrica la idea sin­dical y la idea colectivista; y fijaos, en cambio, cómo la misma idea es difícilmente comprensi­ble para el trabajador aislado del pequeño taller, para el obrero solitario que trabaja por su cuen­ta. La conciencia de clase germina fácilmente en las grandes masas de las fábricas y de las nego­ciaciones vastas; germina difícilmente en las masas dispersas del artesanado y de la pequeña industria. El latifundio industrial y el latifundio agrícola conducen al obrero primero a la organización para la defensa de sus intereses de clase y, luego, a la voluntad de la expropiación del latifundio y de su explotación colectiva. El so­cialismo, el sindicalismo; no han emanado así de ningún libro genial. Han surgido de la nueva realidad social, de la nueva realidad económica. Y lo mismo acontece con el internacionalismo. Seguir leyendo “Internacionalismo y Nacionalismo – José Carlos Mariategui”

A 36 años de la fundación del EZLN [RE]APARECEN LOS PUEBLOS ZAPATISTAS… – Gilberto Piñeda

En el gobierno de Andrés Manuel López Obrador se cocinan varios macro proyectos capitalistas de alto impacto que son los viejos sueños del Mandón (Dinero y Capital) que ponen en riesgo el territorio y los pueblos originarios del centro-sur-sureste mexicano: el Plan Integral Morelos, el Tren Maya y el Corredor Transístmico. Seguir leyendo “A 36 años de la fundación del EZLN [RE]APARECEN LOS PUEBLOS ZAPATISTAS… – Gilberto Piñeda”

Un breve resumen de la historia kurda – Abdullah Öcalan

Muy probablemente la lengua y la cultura kurdas empezaron a desarrollarse durante la cuarta Edad de Hielo (20.000 – 15.000 a.C.). El pueblo kurdo constituye así una de las etnias autóctonas más antiguas de la región. Alrededor del año 6.000 a.C. comenzaron a aparecer nuevas ramificaciones de la etnia kurda. La historia los menciona por primera vez como un grupo étnico vinculado a los hurritas (3.000 – 2.000 a.C.). Se asume a partir de esto que los antepasados de los kurdos, los hurritas, cohabitaban en confederaciones tribales y reinos junto a otros pueblos como los mitanni, sus descendientes, los nairi, los urartuanos y los medos. Estas estructuras políticas ya presentaban algunas características estatales rudimentarias. Las estructuras sociales patriarcales de esta época no estaban nada definidas. Tanto para la sociedad agrícola neolítica como para las estructuras sociales kurdas, las mujeres ocupaban una posición preeminente, característica que se torna aún más evidente durante la revolución neolítica. Seguir leyendo “Un breve resumen de la historia kurda – Abdullah Öcalan”

[Documento histórico] Solidaridad con la lucha estudiantil en Nuevo León (1971)

El documento que a continuación reproducimos tiene como contexto el momento más álgido de movilización estudiantil en el estado de Nuevo León. Para este momento, la autonomía otorgada  la Universidad se ve amenazada por la propuesta de crear una “Asamblea popular” es decir, un organismo con nombre rimbombante pero que en esencia establece la injerencia de las centrales obreras priístas y los grupos empresariales dentro de la universidad.

Cuando en la Escuela Nacional de Economía se discutía cómo solidarizarse con el movimiento que buscaba detener la creación de la Asamblea popular, un grupo autodenominado de base de la izquierda independiente presentó ante el pleno el siguiente documento en el que analiza los diversos actores de la lucha en Nuevo León, un análisis de la represión a la que se enfrenta el movimiento y un posicionamiento claro en pos del fortalecimiento de la lucha revolucionaria.

El 10 de junio de 1971 se perpetuó la represión a una marcha solidaria con el movimiento en Nuevo León.

Seguir leyendo “[Documento histórico] Solidaridad con la lucha estudiantil en Nuevo León (1971)”

Autonomía Obrera – Felipe Aguado

La alternativa teórica de la autonomía obrera

La autonomía de clase es una alternativa revolucionaria que se desarrolla no sólo en el ámbito de la práctica o de la organización. Paralelamente exige un desarrollo de la teoría. Teoría y práctica se necesitan profundamente. No hay novedad real a nivel de práctica si no la acompaña una novedad paralela a nivel de teoría, y viceversa. Así, por ejemplo, cuando CCOO hace protestas asamblearias, sin haber sufrido ninguna transformación teórica y organizativa, no desarrolla más que un puro oportunismo con el que pretende «recuperar» el movimiento asambleario que se le iba de las manos. Las alternativas revolucionarias o lo son a todos los niveles, o no son más que oportunismos y repeticiones de fondo, aunque con cambios de fachada, de los viejos planteamientos. Seguir leyendo “Autonomía Obrera – Felipe Aguado”

Made In America: Cómo pagó el gobierno de Estados Unidos la guerra de Turquía en Siria

Fuente: National Interest

Autor: Matthew Petti

Traducción: Rojava Azadi

Cada vez hay más pruebas de que Turquía está usando grupos rebeldes pagados por un programa de mil millones de dólares financiado por los contribuyentes estadounidenses como soldados en una guerra brutal contra las fuerzas dirigidas por los kurdos en Siria, que también estaban armadas y entrenadas por Estados Unidos. Seguir leyendo “Made In America: Cómo pagó el gobierno de Estados Unidos la guerra de Turquía en Siria”

Crear un pueblo fuerte – Felipe Corrêa

«Un pueblo fuerte no necesita líderes»

Emiliano Zapata

La estrategia de transformación social

Para comenzar la discusión sobre el poder popular es importante retomar la idea que se tiene de estrategia de transformación social, ya que nuestra práctica política —como anarquistas— es la que podría apuntar a esta transformación. El programa de la Federación Anarquista de Río de Janeiro (FARJ) plantea lo siguiente sobre la estrategia de transformación social: Seguir leyendo “Crear un pueblo fuerte – Felipe Corrêa”